3 razones para internacionalizar tu emprendimiento

Internacionalizar tu emprendimiento es la oportunidad perfecta para fomentar la innovación, el crecimiento y dar una serie de pasos que podrían marcar un antes y un después para ti. Las comunicaciones, las distancias y las transacciones bancarias ya no son obstáculos para ampliar los horizontes de tu negocio. Hacer esto puede sonar como una tarea titánica, no obstante creemos que las posibilidades ameritan el riesgo… Claro, siempre que estés dispuesto a asumir el trabajo que conlleva. Porque, eso sí…tendrás que trabajar y mucho. ¿Te atreverías?

Te damos tres razones de peso para que empieces a trabajar desde ya en internacionalizar tu negocio.

Esencial para tu empredimiento: aumentar base de clientes.

La masificación de la conectividad a internet a través de dispositivos móviles hace que los consumidores estén en un estado de permanente conexión que permite llegar a tus clientes de manera más rápida y responder a sus necesidades de manera más eficiente. Las distancias y las fronteras no representan un problema siempre y cuando se cubra la necesidad. Skype, WhatsApp, Gmail…todas estas plataformas tienen características que nos facilitan la comunicación y la retroalimentación que necesitamos cuando estamos haciendo un trabajo. No obstante, antes de llegar ahí tenemos ques saber captar al cliente. Llamar su atención. ¿Cómo hacemos eso? Bueno, tenemos que estar. Es decir, tener presencia en los lugares, sitios web o entornos donde nuestros potenciales clientes pueden estar o podría buscar. Un sitio web es ideal para esto ya que nos aporta seriedad, prestigio y confianza. Hoy día, esto es indispensable para entrar en el mercado internacional.

Alcanzar mejores resultados

 Abrir las puertas hacia otros países y entrar en contacto con más clientes puede aportar una mayor inyección de ingresos. Gracias a la globalización, a la mayor posibilidad de pagar a través de medios digitales en moneda extranjera, y mayor confianza en las transacciones de esta índole.

 Asimismo, en el caso de Latinoamérica, las posibilidades han incrementado considerablemente con el paso de los años. Tenemos más de 360 millones de usuarios de internet son latinoamericanos y para el 2020 se prevé que esta cifra alcanzará los 450 millones, lo que hace de esta región la segunda de más rápido crecimiento después de África.

Un dato más: en el 2017, el e-commerce generó en esta región aproximadamente, 42 mil millones de dólares.

Bonus tip:

  • Es muy recomendable tener un correo o e-mail corporativo, es decir, con tu propio dominio. Esto da más credibilidad a la hora de enviar tus comunicaciones.
  • Manejar campañas de e-mail marketing es una gran herramienta para alcanzar otros mercados. Mantendrás a tus potenciales clientes al día con tus servicios.

Estár preparados para lidiar con situaciones adversas.

Este es el caso cuando en el país de origen de la empresa se viven tiempos de crisis o internos (políticos, económicos, sociales). No obstante, es importante tener una estrategia o plan de negocios para hacer el proceso de internacionalización de manera adecuada. De resultar exitoso, aparte de los beneficios económicos también pueden surgir oportunidades de diversificación en el entorno laboral y de producción que tal vez no hubiesen sido posible si no tu hubieras expandido.

Internacionalizar supone poner a prueba todo el trabajo que veníamos construyendo con nuestra empresa. Nos encontraremos frente a muchas dificultades, sí pero, también es una oportunidad no solo para ganar en grande, sino también para comprobar qué tan lejos podemos llegar.

__

¿Les gustaron nuestros tips? ¿Qué opinan de ellos?

Creatividad: ¿cómo vamos de la idea al producto?

creatividad

El proceso creativo: ¿te has preguntado alguna vez de qué va y cómo hacen las personas  cuya profesión depende de ese algo intangible que llamamos ‘creatividad’? Cuando pensamos en procesos creativos, la web está inundada de consejos, ideas y estudios sobre qué y cómo hacen quienes dependen de la creatividad como principal recurso para su labor.

Al revisar una buena cantidad de estas publicaciones, una de las conclusiones más certeras que pudimos extraer es, si bien, todos los creativos comparten ciertos rasgos de personalidad –son curiosos, disciplinados, les gustan los gatos o tienen una hora fija de trabajo-, es interesante saber que los procesos, el cómo alcanzan a la tan esquiva “musa”, no es algo que se pueda estandarizar.

Hay actitudes, ciertas actividades y estímulos que nos ayudan a incentivar la creatividad y realizar nuestro trabajo, pero los caminos que llevan desde la concepción de la idea hasta su culminación, son tan distintos los unos de los otros que es, como ya dijimos, algo imposible de determinar.

En Magenta, nuestro proceso creativo ha ido evolucionado. Lo que nos funcionó en un tiempo, no necesariamente nos es útil hoy día. No somos las mismas personas que hace unos años y eso es lo genial de la creatividad: no es un ente estático. Está abierto al cambio. Puede facilitar o dificultar las cosas, pero de lo que sí estamos seguros es de que es algo dinámico, cambiante, es algo que está vivo.

Muchos de nuestros clientes tienen dudas sobre cómo trabajamos ¿Cómo vamos desde A hasta B? Por ello, aquí les compartimos lo que hacemos. Es algo muy general y dinámico. A veces funciona, a veces no pero sin duda, han sido más los aciertos que los fallos. Entonces, si pudiéramos resumir nuestro camino hacia la creatividad sería más o menos así.

Investigación

Cuando empezamos un nuevo proyecto,  el primer paso es la investigación. Esta etapa también comprende lo que llamamos la búsqueda de la inspiración. Esta etapa consiste en procesar toda la información y las ideas que tienen los clientes. Este proceso puede variar dependiendo de si hay una idea así sea muy básica de lo que se quiere o por el contrario, el cliente no sabe lo que quiere, así que parte de esta búsqueda también puede incluir darle sentido y forma a lo que no lo tiene.

Una buena forma de buscar ideas es realizar un Mood Board. Un Mood Board es un espacio físico o digital en el cual reunimos todos los componentes, colores, formas y demás elementos de diseño, fotografía o vídeo que nos parecen se relacionan más o menos con lo que podemos percibir de la marca y así crear, estructurar y definir los elementos que van a componer el trabajo para que sea funcional al negocio y se alinee con sus valores.

Suele ser la etapa más divertida pero, no es necesariamente la más sencilla.

Desarrollo y creatividad

Al tener una idea más o menos clara de lo que queremos hacer, empezamos a trabajar. Realizamos varios bocetos. Esta es la etapa más intrincada del viaje, ya que si todo fluye, ¡genial! Pero si no, bueno, no digamos que llegarías al borde del llanto pero, casi. Sobre todo cuando estás empezando, nunca nada te convence y el hecho de que nada te convenza te hace perder confianza en ti mismo y eso es lo que usualmente te lleva al escenario anterior, el de las lágrimas.

Cuando se es principiante, los juicios y recriminaciones contigo mismo suelen ser muy duros. Con suerte, pasará. Solo necesitas, como explicaba Peter Pan a los niños Darling cómo volar: un poquito de fe, confianza y polvo de hadas. Por ello, lo mejor durante esta etapa es tratar de tomárselo con calma. Si sientes que el proyecto no fluye ese día, ¡está bien! Cierra el archivo y regresa cuando te sientas más calmado. Probablemente, al día siguiente con la mente despejada y clara, todo fluya mucho mejor. Es lo que suele pasar.

En esta etapa procuramos crear al menos tres propuestas para mostrárselas al cliente. Dedos cruzados.

Retroalimentación

Esta es la hora de la verdad. Pasas el correo o convocas a tu cliente a tu oficina para mostrarle el trabajo. Esperas haber logrado plasmar sus ideas en el boceto. Algo curioso: muy pocas veces el prototipo seleccionado llega a la etapa final tal cual lo concebiste en la segunda etapa. Casi siempre hay correcciones. Así sea el punto sobre la I. Las correcciones suceden y esto suele ser algo muy positivo, porque o bien la retroalimentación de tu cliente te proporciona ese algo que no habías visto y en realidad termina mejorando el diseño o te ayuda a repensar el diseño total y, últimamente lograr un diseño con el que te sientas satisfecho. Hay casos de casos, sin duda pero, la mayoría de las veces las críticas del cliente son necesarias.

Aplicación

Una vez terminado el proyecto, este pasa a una fase de experimentación. Se prueban todas las aplicaciones, funcionalidades y posibles usos del mismo. En caso de errores realizamos las correcciones necesarias. Esto aplica específicamente cuando elaboramos sitios web, e-mail marketing o publicación digital.

Entrega

Una vez aprobado el arte y la versión final del proyecto… ¡No hay mejor sensación del mundo! Especialmente, si el cliente se muestra satisfecho con su diseño. Procuramos siempre -al menos en el caso de los logos- entregar un pequeño manual del logo y así mantener el uso adecuado del mismo. Esto comprenderá desde las fuentes, ampliación y reducción, la variación cromática, en fin… de todos los elementos empleados en el diseño.  Y ustedes, amigos creativos podrán decirse a sí mismos que esas lágrimas no fueron en vano.

Es un proceso que se describe fácil. Demasiado fácil al menos si lo comparamos con el llevarlo a cabo. Como les dijimos no es un proceso igual todo el tiempo. A veces puede ser más extenso, complicado o, todo lo contrario: como flotar sobre un mar en calma. Pero, eso sí, no cambiaríamos esto por nada en el mundo. Ni siquiera la parte de las lágrimas.

 

8 puntos a tener en cuenta en tu Plan de Social Media

¿Estás pensando introducirte en las redes sociales? Entonces, créenos cuando te decimos que necesitas un Plan de Social Media.
Puede sonar tedioso, pero es totalmente necesario para tener éxito en las redes sociales. Estar presente en las redes sociales no es únicamente publicar contenido, detrás de todo esto hay un plan estratégico. ¡Toma nota!

¿Qué es un plan de social media?

Un plan de Social Media es un documento en el que se establecen y describen las acciones y estrategias que se llevarán a cabo en las redes sociales de tu empresa o marca. El plan de social media te permite

  • Definir: los objetivos de tu empresa y del uso de las redes sociales, así como también las acciones y estrategias para alcanzarlos.
  • Planificar: toda acción se debe realizar en un espacio y tiempo determinado.
  • Medir: En los planes de social media se deben establecer estándares que te permitan visualizar si tu acciones son efectivas o no.

Suena sencillo y de una manera, ¡lo es! Lo único que necesitas es poner manos a la obra. Por ello, aquí les compartimos algunos consejos para que empiecen a trabajar de una vez.

8 Puntos a tener en cuenta en tu Plan de Social Media

Análisis previo

Lo primero que debes hacer es hacer un estudio de tu propia situación empresarial. Esto implica desde conocer profundamente el público al que te diriges y el mercado en el que operas. Debes saber en qué terreno te estás moviendo para poder aplicar estrategias personalizadas. Igualmente, el conocer tus fortalezas, debilidades y rasgos particulares te puede ayudar a entender cómo penetrar en un mercado. En este análisis también debes tener en cuenta aspectos como tu sitio web y tienda en línea (si la tienes). Todo esto se resume en una sola pregunta, ¿realmente conoces tu propio negocio?

Establecer objetivos

Establecer objetivos es de suma importancia en los planes de social media. Ellos son los ejes de tu plan. Te dan perspectiva y visión. Te infunden ánimo. Pero, del dicho al hecho hay mucho trecho, y al momento de establecer objetivos o: nos desorientamos, no sabemos por dónde empezar, los objetivos son demasiado amplios y complicados, etc., La cuestión es que, a la final, cuando no los alcanzas, te frustras.
Para evitar esta situación, nos encanta trabajar con la metodología S.M.A.R.T. Esta metodología indica que tus objetivos deben adaptarse a las siguientes categorías: deben ser específicos (¿qué quieres lograr?), cuantificables (¿qué variable nos indica que una estrategia o acción funciona o no?), alcanzables (¿es realista?), relevantes (¿es importante para mi empresa?) y oportunos (¿en cuánto tiempo debo alcanzar la meta?).
¿Cuáles pueden ser tus objetivos? Aumentar las ventas de un producto, conseguir una gran comunidad, aumentar el tráfico a la web, dar a conocer los productos, mejorar tu reputación de marca, etc.
¿Quieres saber más sobre la metodología S.M.A.R.T? Te recomendamos esta publicación, sobre Cómo crear objetivos S.M.A.R.T.

Auditoría de Social Media

Consiste en analizar la situación en la que se encuentran tus redes sociales, así se descubrirá por donde hay que comenzar a tomar decisiones. En esta auditoría, además de comprobar la situación actual de las redes sociales, también es conveniente establecer objetivos particulares para cada una de ellas.
Igualmente, debes aprovechar esta fase para analizar las acciones y el estado de las redes sociales de la competencia.

Análisis D.A.F.O.

El análisis D.A.F.O.  es otra de nuestras herramientas favoritas. Nos permite analizar las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de las marcas y negocios (funciona también para individuos). Es importante destacar cada uno de estos cuatro puntos, pues será el comienzo para conocer los errores que no debes cometer, y además, te permite valorar las oportunidades de negocio que tu empresa pueda capitalizar.

Determinar tu público objetivo

Tenemos que saber a qué público nos vamos a orientar. No nos cansamos de decir esto, pero la personalización de los mensajes es una herramienta poderosa.  Recuerda que como marca, no te interesa llegar a todos. Como empresa te interesa llegar a las personas que tienen mayor probabilidad de adquirir tus productos o servicios. .

Selecciona las redes sociales según tus objetivos

Este punto está muy relacionado con el anterior. Cada red social está orientada a un público determinado. Estos buscan respuesta a sus necesidades, y tu eres capaz de facilitárselo con tus productos y cercanía. Por ello, debes estar donde tus potenciales clientes hacen vida.  La gestión de redes sociales es un trabajo más complicado de lo que parece, así porqué no mejor enfocar tus esfuerzos donde sabes que tienes mayores posibilidades.

Realizar un calendario editorial

El calendario editorial será la base de todo el plan de Social Media. Habrá que cumplirlo día a día, pues será donde se indique lo que se va a realizar en cada red social. Un consejo: es conveniente preparar este calendario editorial con antelación. Facilita enormemente el trabajo. Este tip, lo agradecerás. Recomendamos al menos, planear y revisar cada 15 días. Sin embargo, también es bueno dejar espacio para la flexibilidad. ¡Nunca se sabe lo que pueda pasar!

Medición de los resultados

En el mundo del marketing, todo tiene que medirse para comprobar su funcionamiento y tomar decisiones. Para medir la eficiencia de tus acciones en redes sociales,  debes tener en cuenta una serie de KPI´s (Key Performance Indicators) que se deben establecer al mismo tiempo que los objetivos. Es decir, un KPI es lo que te indica si una acción funciona o no.
Por ejemplo: tu objetivo es darte a conocer como marca a la mayor cantidad de personas posibles. Un KPI podría ser el número de seguidores.
Obviamente, este es un ejemplo muy simple pero los KPI pueden ser muchos. Es más, puedes crear KPI personalizados. La idea es que debes determinar lo que significa el éxito. ¿Qué significa para tu empresa que algo funciona? ¿El número de ventas, el número de ‘Me Gusta’ en una foto? Piénsalo un poco.
__
¿Que te han parecido estos 8 consejos sobre el Plan de Social Media? En Magenta también nos encanta pensar estratégicamente. Somos especialistas en la generación y análisis de Planes de Social Media, por lo que si deseas más información, consúltanos en nuestras redes de Facebook, Twitter o Instagram o en nuestra web en la sección de Servicios.
¿Qué esperas para hacer tu Plan de Social Media?

¿Qué es un Certificado SSL y por qué tu sitio web debe tener uno?

El certificado SSL, es un requisito esencial para todos los sitios web en la actualidad. Si tu negocio depende de la venta de productos en línea (e-commerce) o está dentro de tus planes trasladar tu tienda al plano digital, ¡este artículo es para ti!
El SSL (Secure Socket Layer, por sus siglas en inglés) es un protocolo/sistema que garantiza, nada más y nada menos, que la seguridad de la información suministrada por tus clientes. Este protocolo permite, entre muchas cosas que los datos de tus clientes viajen de manera segura (encriptada). Esto con el fin de evitar  robos de datos sensibles (por ejemplo: datos bancarios) o ataques cibernéticos.
Como ya hemos dicho antes, en la web –sobre todo en el ámbito del comercio en línea-, el mundo inicia y muere en la seguridad y en la confianza que puedas proporcionar a tus clientes. Mientras generes una buena experiencia de compra, de la cual la seguridad de tus datos bancarios es una buena parte. No solo mejorarás la relación con tus clientes, sino que estos volverán a tu tienda y te recomendarán más a sus conocidos. Lo que es igual a más clientes, mayor reputación y mayores beneficios económicos.

Beneficios del SSL

  • Privacidad de la Información. El protocolo SSL encripta la información, esto quiere decir, si en caso de ser interceptada, el hacker no podrá leerla.
  • Transacciones seguras. Garantizas una mejor experiencia de compra y venta al proteger la información y datos de tus clientes.
  • Mejoras el posicionamiento de tu sitio web. Aparecerás más alto en los resultados de los motores de búsqueda (Google, le da mayor valoración a los sitios web con certificados SSL).
  • Confianza y satisfacción de tus clientes. Estos son puntos para tu marca.

¿Cómo sé si un sitio web es seguro?

¡Muy fácil! Google te advierte cuando un sitio web es seguro o no. ¿Han visto un chulito verde que aparece al lado del resultado de búsqueda con la leyenda “seguro”? Esto quiere decir que un sitio web, es bueno…seguro. Igualmente, en la barra de navegación (donde escribimos la dirección web) si aparece un candado al lado izquierdo, con las palabras “Es seguro“, es indicativo de que el sitio posee un certificado SSL.
Captura

¿Cómo se obtiene un certificado SSL?

No es difícil, solo que no es gratis ya que debe ser comprado. Este servicio suele venir incluido en algunas compañías que ofrecen hospedaje para sitios. Sin embargo, pregunta antes de realizar tu compra.

¿Quiénes pueden otorgar los certificados SSL?

Solo algunas compañías son reconocidas por la mayoría de los motores de búsqueda. Symantec (ex Verisign), Thawte, Geotrust, RapidSSL son algunas de las más respetadas.

¿Debo tener un certificado SSL?

Esta respuesta es fácil y corta: Sí, si quieres tener un sitio web respetado y que pueda tener tráfico, no dudes en invertir en uno. Repetimos: la confianza es lo más importante.
__
La seguridad es un valor importante para tu empresa y su bien más valioso: sus clientes. Si necesitas  asesoramiento, en Ideas Magenta te podemos ayudar durante todo el proceso para que tu sitio web sea seguro, de fácil navegación, diseño moderno y acorde a las necesidades de tu empresa.

E-commerce: 7 errores que debes evitar para tener éxito con tu negocio

Los negocios e-commerce están creciendo y,  para el 2018 se espera que esa tendencia continúe en ascenso.  En la entrada anterior, hablamos sobre por qué los e-commerce son una buena opción como modelo de negocio. Observemos estas cifras:

cifras e-commerce
 

Sin embargo, porque sea un modelo lucrativo y de vanguardia,  no es sinónimo de facilidad.

Son muchos los problemas que aún se están sorteando con este tipo de plataformas comerciales. Pero, si estás convencido de que este es el paso que debes dar para que tu empresa evolucione, aquí les damos algunas recomendaciones que deben tener en cuenta antes de empezar a trabajar.

 Un e-commerce, es mucho trabajo

Sí, a veces subestimamos lo complicado que puede ser armar un catálogo o una tienda en línea. Si quieres hacer el trabajo bien, los sitios e-commerce necesitan constante mantenimiento, atención y esfuerzo para hacerlo crecer.

Desde estar pendiente del inventario hasta responder las preguntas que realicen los usuarios, es necesario asumir que debes estar allí, de la misma manera que lo estarías si tu negocio fuera una tienda en un centro comercial.

Necesitas paciencia, personas que se dediquen a subir o bajar inventarios, responder los comentarios, redactar los textos y las descripciones de los productos para que sean captados por los motores de búsqueda (el famoso SEO) y atención al cliente. Porque sea un negocio en línea, no quiere decir que sea “pasivo” y que genere dinero con solo existir.

No tienes un plan de negocio

Con este punto no queremos enredarlos mucho pero, sí es de suma importancia saber por qué y para qué quieren tener este tipo de negocio. Es decir, ¿es realmente necesario? Para que un e-commerce comience con buen pie, es necesario responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Tus productos se venderán mejor en o fuera de línea?
  • ¿Sabes si tus clientes comprarían en línea?
  • ¿Cómo es tu cliente? ¿Satisfaces una necesidad? ¿Ofreces una solución a tus clientes que otro negocio no?
  • ¿Cuál es tu competencia directa e indirecta?
  • ¿Tus precios son competitivos?

Todo esto forma parte del examen que tienes que hacerte previo a embarcarte en un negocio de cualquier tipo. Porque, el hecho de que esté de moda, no quiere decir que es el modelo adecuado para tu producto o servicio.

 No apuestas por el móvil

Cada día que pasa el teléfono móvil se va apoderando como el dispositivo que más omnipotente de nuestras vidas. Con el comercio en línea, la tendencia no es distinta. Si bien, las ventas netas en teléfono no superan las realizadas en computadores de escritorio, es porque aún estamos en una época de transición. Pero, poco a poco nos iremos acostumbrado y cuando menos lo esperemos, el móvil será el medio más común para  realizar compras online. Es solo cuestión de tiempo.

ecommerce2

No promocionas tu negocio

Lo que no se promociona, no se conoce. O, al menos, se conoce poco. Es importante que a través de tus redes sociales, en tu sitio web o a los subscriptores de tu boletín informativo, les hagas saber que ahora pueden adquirir tus productos o servicios vía online.

Invítalos, ofrece descuentos y si eso se sale de tu presupuesto, al menos notifícales antes que a todo el mundo sobre el lanzamiento de un producto nuevo o promoción especial. La lealtad y la confianza se crean con estos pequeños detalles.

Descuidas tu sitio web

Un sitio web con un diseño moderno, limpio y de fácil navegación (User friendly) es ESENCIAL para ganar la confianza del comprador.  Si no muestras bien tus productos, con todos los detalles, con fotografías limpias, desde diferentes ángulos, no te estás vendiendo bien.

A ver, debemos recordar que las pantallas de nuestros ordenadores o teléfonos aún significan una barrera para otros sentidos que normalmente empleamos cuando compramos: el tacto, el olor. Solo tenemos la vista y como dice el refrán, “no todo es lo que parece”.

No eres claro desde el principio

Transparencia, confianza. En la web, -especialmente, con las actividades que involucran compra y venta- todo gira alrededor de esas palabras ¿No te ha sucedido que cuando vas a comprar ves un precio pero, al momento de agregar los datos de tu tarjeta, el precio es otro?

Claro, la tienda se olvidó mágicamente de agregar el precio del envío, del paquete, de la etiqueta que van encima, etc., etc., cuestión que no dejan claro desde el principio.

Estos gestos, aunque no lo creas hacen la diferencia. El usuario tiene un número en mente, y cuando llegan a esta etapa y sucede algo como esto, rompes su ilusión y, de una manera le molestas. No fuiste claro. Él/ella se siente engañado y probablemente, no vuelva a comprar.

Complicas el proceso de compra

Llenar miles de formularios, condiciones, conectar con una cuenta de red social y luego con otra e infinidad de pasos para hacer algo que, en teoría debería ser sencillo, es uno de los besos de la muerte del e-commerce.

Si complicas el proceso de compras, sucede lo siguiente:

  1. Generas desconfianza: ¿Para qué quieres tanta información? Volver sobre el punto anterior.
  2. Quitas tiempo: El tiempo es un recurso escaso. El usuario quiere todo ya. No tiene tiempo. Tiene miles de cosas que hacer. Su atención es corta. Necesitas concretar. Llenar miles de formularios, no ayuda para nada. Excepto en dejar ir a tu cliente.

Si quieres evitar cualquiera de estos estados, lo mejor es asesorarte.  Diseña el recorrido que debe realizar tu cliente para que la compra sea fácil y fluida de principio a fin.


Y, si no sabes por dónde empezar, en Magenta te podemos ayudar con todo el proceso de principio a fin. Puedes visitar nuestra sección de ‘Servicios’ y conocer todo lo que podemos hacer por ti.

¿QUÉ DEBO HACER SI QUIERO EMPEZAR MI SITIO WEB?

Hoy día, para una empresa novel o consolidada, no tener un sitio web o presencia alguna en el mundo digital es casi o igual a no existir. Punto. ¿Por qué? Con las tecnologías de la comunicación, y si leyeron nuestra publicación anterior acerca de los micro-momentos, los usuarios cuando quieren localizar algo, lo primero que hacen es dirigirse a un motor de búsqueda, teclear las palabras sobre lo que necesitan y encontrar lo que desean. Esos instantes son valiosísimos actualmente porque pueden marcar la diferencia entre ganar o perder un cliente. Ahora la pregunta, ¿Que necesito para empezar mi sitio web?
Una vez superada esta etapa y has decidido sumergirte en la web, la siguiente montaña a conquistar es empezar, pero si no tienes idea por dónde empezar, aquí te damos algunos consejos y conceptos que debes tener en cuenta cuando quieras empezar a construir tu sitio web.

Un sitio web no es lo mismo que una página web

Un sitio web es una compilación o colección de páginas web relacionadas entre sí y con un dominio web común. Veámoslo así: una página web es solo una página de un libro, el sitio web, es el libro completo.

Debes tener un dominio y un hosting

Este es uno de los aspectos que más se presta para confusión.
Un dominio es el nombre del sitio web. Es único. Es similar a una partida de nacimiento. Cuando compras un dominio, estás adquiriendo una identidad que ninguna otra persona o empresa tiene derecho a tener en la web. El nombre del dominio, puede facilitar o dificultar que tus clientes  puedan encontrar e identificar tu sitio web.  Es el  www.EsteEsElNombreDeTuNegocio.com
El hosting es el hospedaje, el hogar que el sitio va a tener dentro de la web. Cuando compras un hosting, adquieres un espacio en un servidor que permite mantener el sitio web en línea 24/7. ¿Qué es el servidor? Es una computadora donde se almacena la información de tu sitio.
A tener en cuenta:

  • Dependiendo de las necesidades de tu negocio (tienda en línea, blog, presencia en línea) va a variar el espacio/memoria que requieras en el servidor. Esto influye en los costos.
  • Es buena idea comprar el dominio por varios años (5-6 años). Los motores de búsqueda como Google, valoran con mayor puntuación los dominios que se hayan comprado por bastante tiempo, a diferencia de los que fueron adquiridos por un año.

Invierte en una plantilla para tu sitio.

Las plantillas web que son la base de los diseños de los sitios son precisamente eso: bases sobre los cuales los diseñadores construyen el sitio web. Desde la disposición de las columnas, los banners, las imágenes y los textos dependen de este elemento. En la web hay miles de plantillas gratis, sin embargo estas suelen ser limitadas en sus funcionalidades. Las plantillas pagas, si bien requieren inversión de dinero,  valen la pena porque se pueden adaptar a tus necesidades.

Crear el contenido

La fuente que enriquece los sitios web es el contenido. ¿Qué se considera contenido? Todo. Fotos, artículos de blog, guías descargables, vídeos y demás. Pero, para crear el contenido, es importante tener una idea bastante clara de lo que necesitas. Por ejemplo:  para un sitio web con una tienda virtual, es imprescindible tener las imágenes de los productos, la descripción, las tallas y los precios. Si tienes un sitio web cuyo objetivo es más hacia la construcción de marca, la historia de la empresa, las direcciones, la descripción de los servicios y un portafolio es un buen punto de partida. Pero, es necesario tener una idea clara de la disposición del contenido y explicar esto a los encargados de la construcción del sitio web.

¿QUÉ SON LOS MICRO-MOMENTOS?

¿Han oído hablar de los Micro-Momentos? Probablemente este término sea un poco extraño sin embargo, los micro-momentos -al menos, según Google-, están presentes todos los días y se han convertido en algo…casi natural.
Pensemos: cuando se les ocurre buscar la dirección de un restaurant al que quieren ir, o desean conocer las características de ese teléfono móvil que tanto quieren comprar, si lo piensan detenidamente, ¿qué es lo primero que hacen? Existe una gran probabilidad de que inmediatamente hayan consultado esa información en un buscador como Google, Yahoo o Bing y, lo hayan hecho desde su teléfono inteligente.
¿Les suena familiar? Esos momentos que se caracterizan por ser fugaces y repentinos, en el cual se juntan el deseo de compra y la necesidad inmediata de satisfacer esa necesidad de información, es lo que se denomina como un micro-momento: un instante fugaz, en el cual el usuario revisa su smartphone para buscar información y dar solución a una necesidad específica.
¿No sería bastante oportuno que, cuando un usuario indague sobre determinada información, sea tu negocio el que le provea la solución que tanto necesita? He ahí el quid de la cuestión: es de suma importancia para las marcas “estar ahí”, en los momentos que importan.

¿Por qué son importantes los micro-momentos?

Según las investigaciones de Google – que por cierto, son los inventores del término-, estos instantes:

  • pueden moldear y contribuir a la decisión final de compra.
  • permiten a los usuarios tomar mejores decisiones. Estas  pueden verse traducidas en lealtad a la marca por el simple hecho de haber hecho todo “más fácil”.

Los micro-momentos son un fenómeno relativamente nuevo. Son consecuencia de la masificación de los teléfonos móviles y las tecnologías de la información. No obstante, para sondear bien el ámbito de los micro-momentos, es imprescindible estar un paso delante de los consumidores, e identificar sus necesidades antes que ellos mismos. A su vez, esto implica:

  • Conocimiento profundo y detallado de los clientes y,
  • acompañarlos durante todo el proceso: desde el surgimiento de la necesidad, hasta la adquisición del producto (Costumer Journey).

Estrategias para aprovechar los micro-momentos

  • Está presente. Con eso nos referimos a estar por los canales donde esté tu cliente potencial.
  • Sé útil. Comprométete a ayudar a satisfacer la necesidad de tu cliente.
  • Sé rápido. Ofrece experiencias rápidas y relevantes. Elimina pasos. Construye sitios web y aplicaciones que carguen con mayor velocidad.
  • Sé omnicanal. Vincula las experiencias fuera de la línea con las experiencias en línea para aumentar el valor de las mismas.
  • Conoce a tu cliente. Integra un mejor conocimiento de los consumidores para brindar experiencias personalizadas.

Los micro-momentos, en primera instancia, son un poco difícil de entender. Pero, son un enfoque novedoso desde el cual podemos plantear futuras estrategias de mercadeo para nuestros clientes. ¿Qué opinan?