Los cursos Mooc: aprendizaje en línea para todos

Los Moocs (acrónimo en inglés de Massive Online Open Courses) son cursos dirigidos a un gran público y que son dictados a través de plataformas en línea. Su razón de ser es la democratización del conocimiento así como el empoderamiento del estudiante para que este decida qué, cómo y cuándo estudiar.
Masivos – a número ilimitado de estudiantes.
Online- Son realizados en ámbitos digitales/plataformas web
Open- El acceso y los contenidos del curso están a disposición de los interesados.
Cursos- Siguen una estructura enfocada en la superación de pruebas.
Su impacto en la mayoría de los casos es muy positivo ya que los estudiantes pueden acceder a una inmensa variedad de cursos  elaborados por universidades prestigiosas alrededor del mundo como Harvard, Standford o el MIT. Y cuando decimos que la variedad de cursos es inmensa, hablamos en serio. ¿Quieres aprender ciencias políticas, filosofía, cocina, nutrición, manejo de big data, redes sociales, marketing digital o literatura francesa del siglo XV? Es muy probable que ese curso exista y esté esperando por ti.
Lo negativo: los porcentajes de deserción suelen ser altos. En la mayoría de los casos si quieres tener el certificado, debes pagarlo.

¿Cuáles son las plataformas más populares de Moocs?

Coursera (2012) esta plataforma fue desarrollada por académicos de la Universidad de Stanford (California, USA).  Cuenta con aproximadamente 15 millones de usuarios registrados.
Khan Academy (2006) es una organización de aprendizaje abierto y en línea, sin ánimo de lucro creado por Salman Khan. Su misión es «proporcionar una educación gratuita de nivel mundial para cualquier persona, en cualquier lugar”.
EDX (2012) es la plataforma de Mooc del Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la Universidad de Harvard. Cuenta con aproximadamente, 500 cursos en diversas áreas.
Míradax es la primera plataforma iberoamericana de cursos Mooc. Tiene más de 4 millones de usuarios registrados y cuenta con más de 500 cursos ofertados por 95 universidades
 

¿Qué es un Certificado SSL y por qué tu sitio web debe tener uno?

El certificado SSL, es un requisito esencial para todos los sitios web en la actualidad. Si tu negocio depende de la venta de productos en línea (e-commerce) o está dentro de tus planes trasladar tu tienda al plano digital, ¡este artículo es para ti!
El SSL (Secure Socket Layer, por sus siglas en inglés) es un protocolo/sistema que garantiza, nada más y nada menos, que la seguridad de la información suministrada por tus clientes. Este protocolo permite, entre muchas cosas que los datos de tus clientes viajen de manera segura (encriptada). Esto con el fin de evitar  robos de datos sensibles (por ejemplo: datos bancarios) o ataques cibernéticos.
Como ya hemos dicho antes, en la web –sobre todo en el ámbito del comercio en línea-, el mundo inicia y muere en la seguridad y en la confianza que puedas proporcionar a tus clientes. Mientras generes una buena experiencia de compra, de la cual la seguridad de tus datos bancarios es una buena parte. No solo mejorarás la relación con tus clientes, sino que estos volverán a tu tienda y te recomendarán más a sus conocidos. Lo que es igual a más clientes, mayor reputación y mayores beneficios económicos.

Beneficios del SSL

  • Privacidad de la Información. El protocolo SSL encripta la información, esto quiere decir, si en caso de ser interceptada, el hacker no podrá leerla.
  • Transacciones seguras. Garantizas una mejor experiencia de compra y venta al proteger la información y datos de tus clientes.
  • Mejoras el posicionamiento de tu sitio web. Aparecerás más alto en los resultados de los motores de búsqueda (Google, le da mayor valoración a los sitios web con certificados SSL).
  • Confianza y satisfacción de tus clientes. Estos son puntos para tu marca.

¿Cómo sé si un sitio web es seguro?

¡Muy fácil! Google te advierte cuando un sitio web es seguro o no. ¿Han visto un chulito verde que aparece al lado del resultado de búsqueda con la leyenda “seguro”? Esto quiere decir que un sitio web, es bueno…seguro. Igualmente, en la barra de navegación (donde escribimos la dirección web) si aparece un candado al lado izquierdo, con las palabras «Es seguro«, es indicativo de que el sitio posee un certificado SSL.
Captura

¿Cómo se obtiene un certificado SSL?

No es difícil, solo que no es gratis ya que debe ser comprado. Este servicio suele venir incluido en algunas compañías que ofrecen hospedaje para sitios. Sin embargo, pregunta antes de realizar tu compra.

¿Quiénes pueden otorgar los certificados SSL?

Solo algunas compañías son reconocidas por la mayoría de los motores de búsqueda. Symantec (ex Verisign), Thawte, Geotrust, RapidSSL son algunas de las más respetadas.

¿Debo tener un certificado SSL?

Esta respuesta es fácil y corta: Sí, si quieres tener un sitio web respetado y que pueda tener tráfico, no dudes en invertir en uno. Repetimos: la confianza es lo más importante.
__
La seguridad es un valor importante para tu empresa y su bien más valioso: sus clientes. Si necesitas  asesoramiento, en Ideas Magenta te podemos ayudar durante todo el proceso para que tu sitio web sea seguro, de fácil navegación, diseño moderno y acorde a las necesidades de tu empresa.

E-commerce: 7 errores que debes evitar para tener éxito con tu negocio

Los negocios e-commerce están creciendo y,  para el 2018 se espera que esa tendencia continúe en ascenso.  En la entrada anterior, hablamos sobre por qué los e-commerce son una buena opción como modelo de negocio. Observemos estas cifras:

cifras e-commerce
 

Sin embargo, porque sea un modelo lucrativo y de vanguardia,  no es sinónimo de facilidad.

Son muchos los problemas que aún se están sorteando con este tipo de plataformas comerciales. Pero, si estás convencido de que este es el paso que debes dar para que tu empresa evolucione, aquí les damos algunas recomendaciones que deben tener en cuenta antes de empezar a trabajar.

 Un e-commerce, es mucho trabajo

Sí, a veces subestimamos lo complicado que puede ser armar un catálogo o una tienda en línea. Si quieres hacer el trabajo bien, los sitios e-commerce necesitan constante mantenimiento, atención y esfuerzo para hacerlo crecer.

Desde estar pendiente del inventario hasta responder las preguntas que realicen los usuarios, es necesario asumir que debes estar allí, de la misma manera que lo estarías si tu negocio fuera una tienda en un centro comercial.

Necesitas paciencia, personas que se dediquen a subir o bajar inventarios, responder los comentarios, redactar los textos y las descripciones de los productos para que sean captados por los motores de búsqueda (el famoso SEO) y atención al cliente. Porque sea un negocio en línea, no quiere decir que sea “pasivo” y que genere dinero con solo existir.

No tienes un plan de negocio

Con este punto no queremos enredarlos mucho pero, sí es de suma importancia saber por qué y para qué quieren tener este tipo de negocio. Es decir, ¿es realmente necesario? Para que un e-commerce comience con buen pie, es necesario responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Tus productos se venderán mejor en o fuera de línea?
  • ¿Sabes si tus clientes comprarían en línea?
  • ¿Cómo es tu cliente? ¿Satisfaces una necesidad? ¿Ofreces una solución a tus clientes que otro negocio no?
  • ¿Cuál es tu competencia directa e indirecta?
  • ¿Tus precios son competitivos?

Todo esto forma parte del examen que tienes que hacerte previo a embarcarte en un negocio de cualquier tipo. Porque, el hecho de que esté de moda, no quiere decir que es el modelo adecuado para tu producto o servicio.

 No apuestas por el móvil

Cada día que pasa el teléfono móvil se va apoderando como el dispositivo que más omnipotente de nuestras vidas. Con el comercio en línea, la tendencia no es distinta. Si bien, las ventas netas en teléfono no superan las realizadas en computadores de escritorio, es porque aún estamos en una época de transición. Pero, poco a poco nos iremos acostumbrado y cuando menos lo esperemos, el móvil será el medio más común para  realizar compras online. Es solo cuestión de tiempo.

ecommerce2

No promocionas tu negocio

Lo que no se promociona, no se conoce. O, al menos, se conoce poco. Es importante que a través de tus redes sociales, en tu sitio web o a los subscriptores de tu boletín informativo, les hagas saber que ahora pueden adquirir tus productos o servicios vía online.

Invítalos, ofrece descuentos y si eso se sale de tu presupuesto, al menos notifícales antes que a todo el mundo sobre el lanzamiento de un producto nuevo o promoción especial. La lealtad y la confianza se crean con estos pequeños detalles.

Descuidas tu sitio web

Un sitio web con un diseño moderno, limpio y de fácil navegación (User friendly) es ESENCIAL para ganar la confianza del comprador.  Si no muestras bien tus productos, con todos los detalles, con fotografías limpias, desde diferentes ángulos, no te estás vendiendo bien.

A ver, debemos recordar que las pantallas de nuestros ordenadores o teléfonos aún significan una barrera para otros sentidos que normalmente empleamos cuando compramos: el tacto, el olor. Solo tenemos la vista y como dice el refrán, “no todo es lo que parece”.

No eres claro desde el principio

Transparencia, confianza. En la web, -especialmente, con las actividades que involucran compra y venta- todo gira alrededor de esas palabras ¿No te ha sucedido que cuando vas a comprar ves un precio pero, al momento de agregar los datos de tu tarjeta, el precio es otro?

Claro, la tienda se olvidó mágicamente de agregar el precio del envío, del paquete, de la etiqueta que van encima, etc., etc., cuestión que no dejan claro desde el principio.

Estos gestos, aunque no lo creas hacen la diferencia. El usuario tiene un número en mente, y cuando llegan a esta etapa y sucede algo como esto, rompes su ilusión y, de una manera le molestas. No fuiste claro. Él/ella se siente engañado y probablemente, no vuelva a comprar.

Complicas el proceso de compra

Llenar miles de formularios, condiciones, conectar con una cuenta de red social y luego con otra e infinidad de pasos para hacer algo que, en teoría debería ser sencillo, es uno de los besos de la muerte del e-commerce.

Si complicas el proceso de compras, sucede lo siguiente:

  1. Generas desconfianza: ¿Para qué quieres tanta información? Volver sobre el punto anterior.
  2. Quitas tiempo: El tiempo es un recurso escaso. El usuario quiere todo ya. No tiene tiempo. Tiene miles de cosas que hacer. Su atención es corta. Necesitas concretar. Llenar miles de formularios, no ayuda para nada. Excepto en dejar ir a tu cliente.

Si quieres evitar cualquiera de estos estados, lo mejor es asesorarte.  Diseña el recorrido que debe realizar tu cliente para que la compra sea fácil y fluida de principio a fin.


Y, si no sabes por dónde empezar, en Magenta te podemos ayudar con todo el proceso de principio a fin. Puedes visitar nuestra sección de ‘Servicios’ y conocer todo lo que podemos hacer por ti.

5 consejos para escribir en los medios digitales

escritor

Por algún motivo, las personas tienden a asumir que escribir para la web es fácil.  Miel sobre hojuelas. Una labor  sencilla y que por tener unas cuantas ideas y un computador cerca, los artículos se escriben prácticamente solos. Ehhhh… no.  Redactar para los medios digitales no es producto del azar, de inspiración furtiva, musas o de simplemente tener la capacidad de trasladar tu genio a un documento de Word. Escribir para la web implica casi –sin caer en exageraciones- cambiar tu estructura  mental como escritor o escritora.  
¿Por qué, exactamente? Porque escribir para la web implica no solo ser preciso, claro, conciso o tener algo que contar. Significa  también adaptar todos esos principios a nuevas narrativas y plataformas (escritura hipertextual) para que se acomoden al nuevo estilo de consumir contenidos y que además permita competir contra la infoxicación y la infobesidad producto del incalculable volumen de información, datos, impactos visuales y cognitivos que merman nuestra capacidad de atención. Repetimos, parece fácil pero no lo es. Si ustedes, al igual que nosotros están luchando para encontrar su onda, su estilo, su yo escritor digital, acá les damos algunos tips que nos han ayudado poco a poco a aprender el intrincado arte de escribir para la web

Si no sabes por dónde empezar, a otros deberás estudiar.

Bueno,  este tip es básico. Si no tienes idea cómo escribir, por qué no estudias u observas cómo otros lo hacen. Aprendizaje por analogía.  Sugerimos empezar  localizando medios referenciales para ti en cuanto a contenido web (medios digitales favoritos, blogs, etc.). Analiza cómo plantean el contenido: extensión, recursos que utilizan para contar una historia (vídeos, imágenes, infografías, gifs), estructura, cómo conectan ese contenido con otros (hipervínculos).
Nuestra selección:
Mashable RedditBBCEl PaísBuzzfeed  

¿Te acuerdas de esos objetos con hojas, muchas letras y conocimiento llamados libros?

Acá aplica el para ser un buen escritor debes también ser un buen lector. Si bien, escribir para un medio tradicional, redactar un ensayo o una monografía  tiene reglas y estilos que son diferentes a las pautas para escribir en la web, la diferencia tampoco es abismal. Escribir para la web exige, por ejemplo, plantear una sola idea por párrafo, saltar directamente a la idea, etc.; igualmente, no debemos olvidar la coherencia, las normas de ortografía, la claridad, el uso correcto de los términos, los tiempos verbales, etc. Eso, no ha pasado de moda. Las buenas lecturas tienen en común que son buenas tanto en papel como en digital.
Recomendación:
La Fundación para el Español Urgente es una de esas plataformas caídas del cielo. Te responden todo, a tiempo, por cualquier  red social y te sacan de la duda con muy buenos artículos y ejemplos.  Les coloco un ejemplo de una consulta que realicé hace un tiempo.

Localiza a los senseis de la escritura digital

Puede sonar fastidioso, pero conocer las investigaciones científicas sobre los porqués de los medios digitales puede ser de gran ayuda para los escritores nóveles. No necesariamente te ayudan a aprender a escribir , pero te ayudan a entender el contexto: porqué llegamos a donde llegamos, la evolución de los medios, tendencias actuales y por venir.
Nuestra selección:  Carlos Scolari, Ramón Salaverría, José Luis Orihuela.

Haz un curso en línea de redacción web

La Era Digital ha impulsado algo grandioso: no solo nos permite conectar con otras personas, comprar, ver y ser vistos: es la web que nos permite ser autodidactas. La Webducation (Web+Education). Hay incontables cursos en diversas plataformas para precisamente aprender a redactar para medios digitales. La mayoría son gratuitos y de buena calidad pero nuestro favorito es el del profesor Ramón Salaverría ‘Redacción en Internet’. Es un curso MOOC avalado por la Universidad de Navarra en España. Si tienes la opción de pagar por el certificado, puedes hacerlo pero si no, el contenido total del curso es gratis.
Otro aspecto positivo es que puedes tomarte el tiempo que necesitas para completar el curso. Los únicos requisitos: apuntarse y querer aprender y hacer unos test al final de cada módulo para probar que entendiste el contenido.
Lo puedes conseguir aquí ———– > Curso “Redacción en Internet” con Ramón Salaverría.

Escribe…y sigue escribiendo.

Este es el tip más difícil de hacer, en realidad. Escribir y aplicar lo aprendido. Les advertimos que como todo proceso de aprendizaje, estás moldeando tus estructuras, tus modos y te equivocarás…mucho.  Probablemente no estés satisfecho en tus primeros intentos pero como todo en la vida, la cuestión está en seguir practicando, seguir leyendo tus sitios favoritos, buscar más recomendaciones, ábrete un blog y sobre todo comparte lo que has escrito, pierde el miedo y pide retroalimentación de personas expertas o en quien confíes.
 


 
¿Algún escritor con  una sugerencia? Nos morimos de ganas por seguir aprendiendo.

Proceso de diseño de logotipos para los diseñadores y clientes

A medida que las personas creativas a menudo ponemos nuestro corazón y alma en el trabajo, vivimos y respiramos nuestra pasión.  A menudo es fácil olvidar que estamos creando estas obras de arte para otras personas. El proceso de diseño no debe ser unilateral, debe ser un esfuerzo de colaboración conjunta de ambas partes.

El mejor trabajo se logra cuando se tiene un resumen claro del cliente y  un diálogo libre y abierto sobre el negocio y el diseño.

es por ello que te ofrecemos estos 5 pasos para que el proceso sea efectivo:

Preguntar, decidir, el diseño, la retroalimentación y la aprobación final.

La mejor manera de lograr un diseño que ambas partes son 100% satisfecho con es seguir los pasos mencionados a continuación, incluso si lo hacen sonar un poco simple.

Estructurar la línea de comunicación y verá que su número de clientes satisfechos se incrementará.

1. Preguntar

Un diseñador experimentado hace todas las preguntas importantes. Esto incluye ciertas preguntas, sin embargo, no tienen que ser limitadas como:

¿ El diseño del logotipo o sitio web es para?,  ¿ Cuál es la naturaleza del negocio?, ¿ Qué estilo desea que lleve el diseño?,¿ A que público va dirigido su negocio?, ¿ Cuál es su estrategia de precios?

Esto te ayudará a tener una idea de qué quiere el cliente, definir lo que quiere y sus ideas para este proyecto. Es bueno preparar una serie de preguntas que constituirá el informe de diseño.

Se un oyente, escucha lo que el cliente tiene que decir y permitele expresar plenamente su opinión. En esta etapa inicial, un poco de humor sin exagerar, ser alegre y disfrutar de tus interacciones con el cliente sería lo ideal

2. Decidir

En esta etapa, el diseñador gráfico se toma un momento y, a continuación, decide si tomar o no el proyecto.

Puede haber varias razones para rechazar un proyecto, por ejemplo, el cliente o el diseñador cree que no se ven a los ojos en un nivel estilístico, un desacuerdo en cuanto a precio, o incluso la complejidad del diseño.

Este es un paso muy importante, pero a menudo se pasa por alto. Tomar la decisión correcta en esta etapa puede salvarte de la frustración o dificultad en las etapas posteriores.

3. Diseño

Esta es la parte donde el diseñador debe hacer su trabajo si se ha decidido asumir el proyecto. Es importante incluir al cliente en la fase de diseño y actualizarlos con frecuencia sobre el progreso de su diseño. Siempre pide sugerencias y mantén una línea abierta de correo electrónico comunicación, teléfono…

4. Comentarios

En este punto, el diseñador ha hecho una serie de conceptos, que se le envía al cliente. La pelota está ahora en el tejado del cliente.

Si se han seguido los pasos anteriores no debe haber conflictos en esta etapa. Ambas partes deben estar en la misma página y el trabajo de diseño debe ser lo que el cliente espera (si no, mejor!)Por otra parte, si el cliente no ha estado presente a través de las fases de diseño, la retroalimentación se convierte en el punto en el que surgen dificultad y frustración. A veces el cliente no está satisfecho, y el re-diseño puede ir y venir muchas veces.

Para evitar esto, debes encontrar sistemáticamente los cambios que el cliente quiere hacer con el diseño del logotipo.Trata de obtener una respuesta específica, en lugar de comentarios vagos, como «demasiado llamativo» o «demasiado». Esta es la clave para el diseño de un diseño final con la menor pérdida de tiempo como sea posible.

5. Aprobación

La aprobación final es un paso que consiste en dos partes.

Para el diseñador, la parte importante de este paso es ser coherente con las promesas y los servicios que le ha dado a sus clientes. También es importante promover una buena relación de trabajo con el cliente, entonces habrá una retroalimentación.La comunicación es el mejor aliado para los diseñadores gráficos y diseñadores de logotipo personalizado, si se basan en línea o se reúnen con los clientes cara a cara. Tómate un tiempo para comunicarte de manera más eficaz, lo que, a su vez, crear más clientes satisfechos.